Autos ecológicos

BMW iX 2021 llegará a redefinir el segmento de los SUV eléctricos

Conoce las especificaciones del primer SUV concebido integralmente como un modelo eléctrico.

BMW iX 2021 llegará a redefinir el segmento de los SUV eléctricos

El BMW Vision iNEXT finalmente se transforma en un modelo listo para entrar a la producción y se denominará iX. El SUV eléctrico de BMW debutará a finales del 2021, pero BMW quiere que conozcamos el auto por anticipado, incluyendo algunos de sus detalles y especificaciones.

El iX representa la segunda fase de la familia de modelos BMW i, de los que conocimos inicialmente el i3 y el i8, vehículos que fueron cruciales e influyentes en la oferta de movilidad eléctrica vigente.

El iX, según BMW, es el primer auto de la marca basado en un nuevo concepto modular y escalable, aparte de revelar un nuevo lenguaje de diseño, que resulta tan futurista como los que conocimos en el i3 y el i8, pero más minimalista y elegante.

La marca ambiciona mucho y quiere que el iX redefina el concepto de un SUV eléctrico o "SAV", como los llama BMW por Sport "Activity" Vehicle, más que "Utility".

La concepción del iX se gestó desde dentro hacia fuera. Es decir, primero privilegia la calidad de vida y bienestar de sus ocupantes, con todos los beneficios inherentes a una plataforma eléctrica y avanzada (asistencias de manejo, seguridad, conectividad, etc.) y eso rige el diseño del producto.

Tren motriz de nueva generación

La quinta generación de la tecnología BMW eDrive (que comprende los dos motores eléctricos, la arquitectura eléctrica, la tecnología de carga y la batería de alta tensión) garantizan, según la marca, una eficiencia excepcional.

La unidad de potencia se fabrica de forma sostenible y, según los cálculos más recientes, desarrollará una potencia máxima superior a los 370 kW/500 hp, que permitirán impulsar al BMW iX de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos.

Sin embargo, el principal objetivo del vehículo es reducir el consumo de energía para su segmento; en este caso, una batería de alto voltaje de última generación, con capacidad de más de 100 kWh, debería permitirle, en teoría, registrar una autonomía de más de 600 kilómetros en ciclo WLTP.

Carga rápida... muy rápida

La nueva tecnología de carga del BMW iX permite una carga rápida de corriente continua de hasta 200 kW. De esta forma, la batería puede ser cargada del 10 al 80% de su capacidad total en menos de 40 minutos.

Solo 10 minutos bastan para que las baterías te brinden una autonomía cercana a los 120 kilómetros. Para cargar la batería de alta tensión de 0 a 100% mediante un Wallbox con 11 kW de energía se precisan menos de once horas.

Las baterías del BMW iX están diseñadas como parte de un ciclo de recursos a largo plazo y permiten un índice de reciclaje excepcionalmente alto. Para este modelo, la energía utilizada para producir las celdas de la batería y el acumulador de alta tensión provienen exclusivamente de fuentes renovables.

Alto poder de procesamiento

El nuevo conjunto de tecnologías que debutan en el BMW iX proporcionan la base para un progreso significativo en las áreas de conducción autónoma y servicios digitales; por ejemplo, el nivel de procesamiento permite gestionar un volumen de datos 20 veces mayor que en los modelos anteriores. Como resultado, se puede procesar alrededor del doble de datos recogidos por los sensores del vehículo de lo que era posible hasta ahora.

“Establecemos nuevos patrones industriales con la tecnología del BMW iX. El iX tiene mayor capacidad de procesamiento de datos y una mayor tecnología de sensores que la de los vehículos más nuevos de nuestra gama actual; así mismo, es compatible con la tecnología 5G, ofrece nuevas funciones de conducción y estacionamiento automatizados, a la vez que emplea la quinta generación de nuestro sistema de propulsión eléctrica de alto rendimiento”, explica Frank Weber, miembro del Consejo de Dirección y de Desarrollo de BMW AG.

Estilo nuevo, con reminiscencias clásicas de la gama

Aunque tiene un diseño renovado, BMW trató de mantener las proporciones de otros de sus modelos; por ejemplo, el iX es comparable con el X5 en longitud y ancho y tiene casi la misma altura que el X6, debido a su línea de techo. Por su parte, el tamaño de sus ruedas recuerda al BMW X7.

Todas las superficies buscan un efecto de minimalismo y definición; por ejemplo, el auto no tiene muchos pliegues, pero los que incluye tiene un papel estelar, por eso los pasos de rueda son más cuadrados.

Se redujeron los acentos de color azul y ahora las luces tienen formas más continuas y elongadas, especialmente en la zaga. Incluso, para aportar con el minimalismo, las puertas no tienen marco y las manillas van a ras de la carrocería. Hasta la puerta del baúl se abre completamente de extremo a extremo, sin cortes en las luces.

La parrilla de doble riñón, lamentablemente persigue la tendencia vista en autos como el M3 o el M4. Es probablemente el punto menos atractivo del auto; sin embargo, en cuanto a su funcionalidad, está ahí por dos motivos: primero, por un tema de identidad, y segundo, porque como se trata de un auto eléctrico, no hay mucho que ventilar, así que es ciega.

Tras el panel se ocultan la cámara frontal, las funciones de radar y otros sensores, lo que le dará una segunda vida a las clásicas parrillas automotrices en la era eléctrica.

Interior amplio y luminoso

El diseño interior toma algunos rasgos menores vistos en el i3, pero los eleva aún más en materia de lujo y habitabilidad. Hay espacio para cinco ocupantes, donde gracias al techo de vidrio y la ausencia de túnel central, se da una sensación de amplitud realmente notable. Incluso, las pantallas y controles se redujeron a lo justo y necesario, lo que permite además que los sistemas tecnológicos estén presentes solo cuando se los necesita.

Los parlantes quedan fuera de la vista, los ductos de ventilación son alargados e integrados a la consola y hasta llaman la atención algunos comandos táctiles directamente incorporados en un panel de madera, muy al estilo del Nissan Ariya.

Otros detalles son las superficies con calefacción, el sistema de Head-Up Display, el volante hexagonal y las pantallas curvas, que disponen de la última generación del sistema operativo de BMW.

Fibra de carbón, aluminio y aerodinámica, clave para un chasis resistente y eficiente

Tal como el i3 y el i8, el iX está fabricado con un marco de aluminio y un habitáculo de fibra de carbón, que resulta muy liviano y resistente. Gracias a que es un auto eléctrico, la carrocería viene completamente protegida, incluso en la parte inferior, lo que, sumado a sus soluciones aerodinámicas en el exterior, le confieren un coeficiente de arrastre de apenas 0,25 cd.

“El Grupo BMW se esfuerza constantemente por reinventarse a sí mismo. Ese es un elemento central de nuestra estrategia corporativa. El BMW iX expresa esta visión de una forma extremadamente concentrada”, expresa Oliver Zipse, Presidente del Consejo de Dirección de BMW AG.

El BMW iX se producirá en la planta de Dingolfing desde la segunda mitad de 2021 y será el buque insignia de la nueva tecnología de BMW Group. Reúne los últimos desarrollos de la marca en los campos de diseño, conducción autónoma, conectividad, electrificación y servicios.

Por otro lado, el concepto del vehículo y su diseño se basan en un enfoque integral de la sostenibilidad. Esto se refleja en áreas del auto como su aerodinámica optimizada, su ligereza, su diseño inteligente y el uso extensivo de materiales naturales y reciclados, que ayudan a crear una sensación de lujo de última generación y una elevada sensación de bienestar a bordo.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas