Vende tu auto
Tecnología

AMG E-Performance, características de sus futuros deportivos híbridos

La división de alto desempeño de Mercedes-Benz entra de lleno a la era híbrida y presenta sus nuevos trenes de rodaje electrificado, con tecnología procedente de la F1.

AMG E-Performance, características de sus futuros deportivos híbridos

Durante una presentación digital, AMG (el brazo deportivo de Mercedes-Benz) presentó los trenes de rodaje de sus próximos modelos deportivos, los cuales, como, se sabía, tendrían tecnología híbrida. La era de los brutales motores V8 aspirados o supercargados dio pie a una camada de motores turbocargados cada vez más pequeños. 

La guinda de la torta, en cuanto a esos desarrollos, llegó con el motor turbo de dos litros que emplea el A45s AMG y que alcanza más de 400 hp de potencia. AMG le puso mucho cariño a ese propulsor, porque sabía que estaba desarrollando algo importante para más adelante; claro, porque ese mismo motor, con ayuda híbrida, puede ser igual o más potente que los V8 de cuatro litros que llevan los AMG más potentes de la actualidad.

Al margen de los motores híbridos, AMG también se encargará de desarrollar versiones de alto desempeño de la familia EQ, modelos que, junto con los híbridos, serán los dos pilares donde se sostenga la futura gama de modelos de AMG. Todo esto, al margen, por supuesto, del Proyect ONE Hypercar, el auto que servirá de puente entre la F1 y los modelos de producción.

E-Performance: los nuevos híbridos

Estos nuevos modelos combinarán motores AMG de cuatro cilindros o V8, con un motor eléctrico de excitación constante, una batería de alto desempeño desarrollada en casa (Affalterbach) y el ya conocido sistema AWD de tracción a las cuatro ruedas (AMG Performance 4MATIC+). Obviamente, estos autos se pueden enchufar para mantener sus baterías siempre con energía.

  • El motor eléctrico, que según AMG puede alcanzar hasta 150 kW y 320 Nm de torque, se instala en el eje trasero, junto a una transmisión de dos velocidades y un diferencial de bloqueo electrónico, conjunto integrado en una sola unidad compacta.
  • Este motor trabaja independientemente de la caja automática del auto (la 9G-Speedshift), lo que significa que su entrega de potencia es aún más inmediata, al no estar comprometida directamente a otro componente.
  • Las baterías van encima de esta unidad, lo que significa que mejor reparto de pesos 
  • Cuando hay pérdidas de tracción, el motor trasero puede enviar potencia al eje delantero para mejorar la estabilidad y respuesta.
  • La transmisión de dos velocidades permite una mayor eficiencia en la entrega de torque. Solo para que sepas, la "segunda" se acciona por sobre los 140 km/h, correspondiendo a la máxima velocidad a la que pueden girar los motores eléctricos, que son 13.500 rpm.
  • Este tren motriz fue desarrollado para ser modular, o sea, podremos verlo en varios autos y quizás con distintas especificaciones.
  • Según AMG, este sistema eléctrico, en su configuración máxima, podría alcanzar hasta 600 kW de potencia y más de 1.000 Nm de torque.

Baterías con experiencia tomada de la F1

AMG traspasó mucha de la experiencia obtenida con las baterías que emplean los monoplazas de Bottas y Hamilton. Aprendieron varias cosas que hoy en día son conocidas, pero que no todas las marcas pueden lograr. Por ejemplo, que las baterías en un auto de alto desempeño tienen un ritmo de carga y descarga mucho más alto, lo que obviamente fatiga este componente. Lo segundo es que las baterías tienen un rango de temperatura óptimo para trabajar y que cualquier variación (superior o inferior) degrada su desempeño y su vida útil. 

Este paquete de 560 celdas y 400v cuenta con una capacidad de 6,1 kWh, puede ofrecer 70 kW de potencia continua y un pico de 150 kW sostenido por 10 segundos. Pesa 89 kilos y tiene una densidad de 1,7 kW/kg. La idea es que pueda absorber energía de manera muy rápida y permita entregarla de manera instantánea, pero de forma sostenida.

En todo caso, el desarrollo más importante es un sistema de refrigeración único en el segmento, porque enfría directamente todas las celdas del paquete de baterías con un refrigerante de alta tecnología y basado obviamente en un líquido no conductivo. Con ayuda de una bomba eléctrica se asegura el flujo de 14 litros de refrigerante, que también se vale de un radiador de aceite/agua, para evacuar parte del calor al radiador frontal. En resumen, esto significa que las baterías trabajan constantemente a una temperatura de 45 °C, sin importar que tan dura sea la demanda; eso es algo que AMG comprobó con largas pruebas de fiabilidad... o al menos es lo que ellos dicen.

Las baterías recuperan energía en cuatro modos, siendo 0 el más débil y 3 el más fuerte (similar al sistema i-Pedal de Nissan o BMW) y que puede recuperar hasta 90 kW con tan solo soltar el acelerador.

Modos de manejo

Tal como en la F1, los nuevos AMG nunca desactivarán el motor eléctrico, siempre estará disponible para reaccionar cuando se le requiera y su funcionamiento será acorde con los distintos modos del AMG Dynamic Select, los cuales actúan sobre la respuesta del acelerador, la transmisión, la dirección, la amortiguación y hasta el sonido del auto.

  • Comfort: encendido eléctrico y silencioso, donde ambos motores trabajan privilegiando el consumo y la discreción. Ideal para áreas residenciales o el centro de la ciudad, con más participación del motor a combustión en carretera. Todo es más suave y liviano, tanto en la suspensión como en la dirección.
  • Modo eléctrico: funcionamiento 100% eléctrico hasta 130 km/h. El auto funciona en tracción trasera, pero puede enviar torque a las ruedas delanteras sin pasar por el motor. Cuando se acaba la batería, vuelve al modo Comfort.
  • Sport: encendido híbrido y trabajo conjunto de ambos motores, con el propulsor eléctrico apoyando más veces y de manera más reactiva la entrega de potencia. Todo se afirma un poquito más.
  • Sport+: similar al modo anterior, pero permite trabajar a mayores revoluciones y la reacción de la caja de cambios es más corta, así como la respuesta del acelerador, que es más sensible. La dirección y la suspensión se afirman más. El auto puede intervenir con más torque en las subidas de marcha para evitar retardos.
  • Race: todo al máximo, pensado para manejo en pista.
  • Individual: modo personalizable, para que el usuario modifique a su gusto lo que quiera obtener del auto.

Según AMG, el sistema AMG Dynamics está integrado al módulo de control híbrido. Esto significa que el motor eléctrico puede intervenir antes que el ESP y el motor a combustión puede reaccionar primero para tener una respuesta más ágil; incluso el auto podría predecir la reacción del conductor, gracias a un montón de sensores que miden dirección, aceleración lateral, etc. Esto permite una intervención más natural y dinámica del control de estabilidad.

Se puede regular en distintos modos: Basic (para Comfort y Electric), Advanced (para el modo Sport), Pro (para el modo Sport+) y Master (solo en modo Race y con el ESP en modo Sport o apagado).

Los motores a combustión

Existirán dos variantes, como ya mencionamos. La primera, usará el motor de dos litros del A45s AMG, pero montado longitudinalmente y con mayores desarrollos que le permitan lograr sacar aún más potencia. La segunda, empleará el V8 de cuatro litros que ya conocemos en otros autos de alto desempeño y que, se rumora, emplearán la denominación AMG 73.

Con respecto al cuatro cilindros, aquí debutará un turbocargador de asistencia eléctrica, que prácticamente es una implementación de producción del MGU-H empleado en la F1 y en el Proyect ONE. Consiste en un turbocargador, pero asistido con un motor eléctrico en el eje de las turbinas. Esto permite acelerar el compresor antes que reciba los gases de salida. No solo elimina el lag, sino que permite obtener más potencia a bajas revoluciones. Puede girar hasta 156.000 revoluciones.

Para rematar, todos los motores llevarán un alternador/generador de 14 hp para las labores de encendido y apagado del motor.

Los modelos eléctricos

Imagina todo lo que te hemos dicho, pero sin motores a combustión. AMG ya trabaja en lo que llaman una estrategia "derivativa", buscando sacar el máximo de desempeño de un auto 100% eléctrico, pero con todas las herramientas dinámicas de AMG. 

Estos modelos serán similares en rendimiento a lo que ofrece la gama 43 y 53 de AMG y deberíamos ver un modelo para el próximo año. Según AMG, en desempeño estarían equiparando las cifras de un V8 biturbo de cuatro litros.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas