Vende tu auto
Test drive

Prueba al Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock 2022

Se acerca el final de una dinastía.

Prueba al Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock 2022

Sentimentalismo aparte, porque confieso que en mi corazón viven muchos autos de los que estoy enamorado, Dodge es una marca con la que crecí. Por mi familia pasaron el Dodge Dart, Dodge Valiant o el Dodge Challenger. Era moneda corriente el ajuste de Frenos, cambio de bujías, cambio de un latoso filtro de gasolina que siempre se tapaba; o qué me dicen de desarmar el enorme plato que resguardaba al filtro de aire antes de acceder al carburador y limpiar los platinos. Mecánica y nostalgia pura…

Por eso cuando en 2008 Dodge anunció el regreso de sus Muscle Car más famosos, Dodge Charger y Dodge Challenger, fue inevitable contener la emoción, ya que me reencontraba con uno de los autos con los que acentué mi gusto por los motores. Durante casi 15 años (los mismos que llevo como periodista automotriz) he tenido la fortuna de manejar cada modelo, versión y evolución. Pero cuando surgieron las siglas SRT Hellcat lo único que se me vino a la mente fue: ¿en qué va terminar todo esto?

Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock: Hasta la última gota de combustible

Al Super Stock no le importen ni las emisiones, ni los consumos desmedidos. Ese es su mundo, su esencia y razón de ser, todo comandado por el conocido motor HEMI de 6.2 litros supercargado. Nada nuevo si lo analizamos con detenimiento, pero bien evolucionado y trabajado para sorprender una vez más con 807 Hp y 959 Nme de torque, cifras cuya ínfima diferencia lo colocan como la antesala del Dodge Demon.

Dentro de la descomunal actitud que puede llegar a tener este musculoso, los ingenieros tuvieron la buena idea de desarrollar una electrónica que mediante la unidad Uconnect, el usuario pueda configurar al Super Stock de acuerdo a sus preferencias, actividades en pista y por supuesto, la capacidad de manos que tenga, porque la realidad es que con o sin ayuda de la electrónica, este auto no perdona muchos errores. Si lo provocas te responde y si no te sabes defender te castiga, así son las cosas: si provocabas al “bulleador” de la escuela, más vale que supieras pelear. En todo caso, Dodge nos da una mano para que los embates del Super Stock duelan menos, o bien, sean más divertidos:

  • Launch Control: Optimiza la acción del diferencial para mejores arranques
  • Track Mode: Toda la potencia se va al eje trasero
  • Line Lock: Bloqueo de llantas delanteras para derrapar y calentar las traseras antes de una largada.
  • Torque Reserve: Gestiona la entrega de torque para nunca perder empuje.

Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock: Calle y pista

Evidentemente, y aunque cueste trabajo creerlo, el Super Stock es un auto de carreras certificado para calle. Es la base perfecta para hacer un demoledor dragaster y se porta como tal, pero también hay que ser muy valientes para llevarlo al tráfico, porque te aseguro que ni tú ni él lo van a pasar bien. El HEMI necesita mucho aire para vivir y si no lo tiene por tiempos prolongados puede comenzar a “toser”. Pero luego, cuando por fin llegas a la carretera, mágicamente revive y el sonido del supercargador es más fuerte que el rugido del escape.

Todo puede suceder muy rápido, y falta espacio para por lo menos llegar a la quinta velocidad de las 8 velocidades. Como buen musculoso de tracción trasera, se siente muy cómodo en rectas, pero cuando llega la sinuosidad, comenzamos a pelear con él y sus transferencias de peso, con la tendencia a la soltura en el eje trasero y una dirección que por momentos es muy ausente. En ese momento, lo mejor será no desconectarle nada, ni instalarlo a la violencia porque todo podría salir mal y los terceros no tienen la culpa.

Pero llegando a la pista, donde todo es “más seguro”, solo tú serás responsable de ti mismo porque el Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock se transforma en lo que es, un verdadero Gato del Infierno y, como te lo anticipaba, estarás inmerso en su mundo: ruido, jalones, con el sonido y olor de las Nitto NT05R aguantando el castigo; aceleración brutal apenas contenida por el paquete Bilstein de la suspensión adaptativa. Lo único que está contigo es la valentía y los frenos Brembo en caso de ya no poder más.

Dodge dice que:

  • Hace el 0-100 km/h en 3.25 segundos; a nosotros nos dio 3.5 segundos.
  • Recorre los 405 metros en 10.5 segundos; a nosotros nos marcó 11 segundos.
  • Llega a 270 km/h de velocidad máxima (por limitación de neumáticos). La pista solo nos permitió 240 km/h (igual fue hermoso).

Dodge Challenger SRT Hellcat Super Stock: Nada nuevo, pero sigue funcionando

Hay que ser sinceros, el habitáculo es uno de los más “estancados” del mercado, sobre todo tratándose de un deportivo. Los componentes, la distribución y diseño de los mismos; materiales, texturas, ensamble, todo está casi igual que hace 14 años y sí, funciona pero, sigue siendo un coche caro y muchos clientes podrían esperar más.

La carrocería emplea la misma configuración Wide Body del Red Eye. Añade ruedass de aleación ligera que acentúan su estilo malvado; tomas de aire en el capot, alerón trasero y anagramas Hellcat a los costados. Los faros principales tienen direccional integrada y las calaveras son las mismas que el Red Eye.

Ahora: ¿Realmente importa? En otras versiones no tan entusiastas quizás sí, pero en el Super Stock es más probable que no porque en muchos casos, los disfuncionales asientos traseros cederán su lugar a la base de un roll bar, o las tapas de las puertas junto con buena parte de la tapicería desaparezcan con el fin de ahorrar peso, y así podríamos seguir hasta tener un auto de calle hecho para arrancones o viceversa. En todo caso, tú decides qué hacer con un juguete de este calibre, personal, egoísta, ostentoso y muy divertido, que seguramente no veremos más en años venideros. Por ese simple hecho, y por los recuerdos además de las sensaciones al volante que genera podríamos perdonarle todo. Hasta la vista, Dodge Challenger SRT Hellcat.

Jonathan Miranda recomienda

Cuentanos que opinas