Novedades

Chevrolet Captiva 2011: Fotografías en vivo

Este mes de abril inicia su comercialización

Chevrolet Captiva 2011: Fotografías en vivo

 

Este mes de abril comenzarán a entregarse en Corea las primeras unidades del nuevo Chevrolet Captiva 2011, modelo que recibe un profundo restyling que no puede entenderse como una nueva generación, pero que introduce importantes modificaciones estéticas, mecánicas, dinámicas y de equipamiento.

Por fuera, donde más cambios apreciamos es en el frontal, que adopta la nueva imagen de marca: la parrilla doble es mucho más grande, el capó es más plano y esculpido y los faros más alargados se asemejan bastante a los del nuevo Aveo. De perfil es prácticamente idéntico. Los pasos de ruedas admiten llantas de entre 17 y 19 pulgadas.

 

 

En el interior mantiene la posibilidad de escoger entre cinco o siete plazas, uno de los grandes aciertos de este todoterreno –con la tercera fila de asientos abatida la capacidad de carga es de 769 litros–. Sigue siendo igual de espacioso y presenta ahora un aspecto algo más refinado gracias a la incorporación de nuevos materiales para los asientos, anillos cromados mate en los orificios de la ventilación, retroalimentación en azul hielo y más espacio para dejar objetos.

El equipo de sonido de serie incorpora ahora conexiones Aux-in, bluetooth y mandos integrados en el volante. De manera opcional se puede instalar una pantalla de siete pulgadas y una cámara trasera para facilitar el estacionamiento. En cuanto a seguridad pasiva, el nuevo Captiva ofrece seis airbags, limitadores de fuerza del cinturón en los asientos delanteros y dos anclajes Isofix en los asientos exteriores de la segunda fila.

 

 

Cuatro nuevos motores
Al margen de los cambios ya comentados, las verdaderas modificaciones las encontramos en el aspecto mecánico. Los cuatro motores anteriores han sido sustituidos por cuatro nuevos bloques, más potentes y eficientes. El de gasolina se representa con un 2.4 de 167 CV y un 3.0 de 258 CV, mientras que los dos diésel son dos 2.2 litros con 163 ó 184 CV.

El motor de acceso a la gama de gasolina, el 2.4 de 167 CV, supera con creces al anterior 2.4 de 136 CV, aunque consume exactamente lo mismo: 8,9 litros cada 100 km. La aceleración de 0 a 100 km/h es de 10,5 segundos, es decir, un segundo más rápido que el bloque sustituido.

 

El tope de gama será el V6 3.0 de 258 CV, que llegará al mercado a mediados de año. Este motor estrena la inyección directa en el Captiva y consigue cifras más que aceptables: alcanza los 198 km/h, cubre el 0-100 km/h en 8,6 segundos y consume 10,7 litros, lo que representa una reducción de 0,8 litros respecto al anterior 3.2 de 230 CV.

 

 

Pero seguramente la mayoría de las ventas la encontraremos en las versiones turbo diesel. Aquí el representante es un 2.2 de cuatro cilindros con un sistema de inyección de combustible por conducto común a alta presión y un turbocompresor de geometría variable (VGT) con intercambiador térmico. Esto se traduce en un consumo más reducido y en unas emisiones de CO2 mucho más contenidas.

 

El de 163 CV acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos y su velocidad máxima es de 189 km/h, mientras que la versión de 184 CV pasa de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y alcanza los 200 km/h. En ambos casos el consumo es de 6,4 litros. Otro aspecto destacable de los motores diésel es que utilizan una nueva transmisión automática de seis velocidades. Esta caja de cambios se puede utilizar también en motor manual.

 

De manera opcional se puede elegir una caja de cambios manual de seis velocidades con el motor de gasolina de 2,4 litros y con los motores turbo diésel de 2,2 litros.

 

 

Para mejorar el confort y el comportamiento, Chevrolet también ha introducido algunas mejoras en el chasis, que afectan al paso por curva y al balanceo. Se incluye de serie el  Control Electrónico de Estabilidad (ESC), el Sistema de Control de Tracción (TCS) y el Sistema de Frenada Asistida (BAS).

 

Respecto a la tracción, los dos turbo diesel y el gasolina 2.4 se pueden configurar con tracción delantera o total. Aunque su hábitat natural no son los terrenos muy agrestes –no puede llevar reductora–, sí que introduce la función Hill Start Assist, que mantiene detenido el vehículo en pendientes para facilitar la marcha de manera suave sin miedo a que el vehículo retrocesa al soltar el pie del freno.

 

 

¿Qué opinas? Cuéntanos