Honda HR-V 2016: Lo probamos en México
11/05/2015 Reportes de Manejo

Honda HR-V 2016: Lo probamos en México

Con todos los atributos para dominar en su categoría

Antecedentes

La Honda HR-V es la primera incursión de la marca en un segmento de crossovers o SUVs inferior al de la exitosa CR-V. Este nuevo producto que comparte plataforma con el Fit y que se fabrica para Norteamérica en la planta de la firma en Celaya Guanajuato llega a competir en un segmento que está creciendo de manera exponencial.

Esta categoría nació en 2003 cuando los ingenieros de Ford en Brasil se dieron cuenta de que los consumidores querían un vehículo que entregara una experiencia de camioneta más en forma sin tener que escalar a precios prohibitivos (es importante recordar que en el país carioca los vehículos son muy caros). Ya existían esas variantes aventureras de hatchbacks subcompactos como el Volkswagen CrossFox, sin embargo el objetivo aquí era diseñar un producto bien diferenciado y que luciera como SUV. Es así como aprovechando la plataforma del Fiesta, nació la Ecosport, pionera de un segmento en el que hoy prácticamente ningún jugador global está dispuesto a dejar de participar.

Hoy, doce años más tarde tenemos un segmento muy nutrido, dominado en nuestro país por la Chevrolet Tracker y en el que también podemos encontrar muchos otros exponentes como el mismo Ford Ecosport, Peugeot 2008, Renault Duster o Suzuki S-Cross, sin mencionar los que faltan por llegar como Jeep Renegade o Mazda CX-3.

La Honda HR-V sin embargo podría ser un “game changer” para la categoría si consideramos la gran aceptación que tiene su hermana mayor y lo bien ejecutada que está en todos los aspectos.

Características técnicas y mecánicas

El motor es el 4 cilindros de 1.8 litros que ya conocemos en el Civic y que entrega 141 hp y 172 NM de torque acoplado a la transmisión continuamente variable de la familia Earth Dreams Technology que ya conocíamos en Accord, Fit y más recientemente en CR-V.

Por lo que hace al equipamiento de seguridad encontramos: ofrece bolsas de aire frontales, ABS, control de estabilidad VSA, control de tracción, cámara de reversa con 3 vistas diferentes y anclajes LATCH para auto asiento de niño.

Nos habría gustado que se ofrecieran bolsas de aire laterales y de tipo cortina, así como sensores de estacionamiento acústicos.

Confort

Lo primero que hay que destacar es la gran versatilidad y flexibilidad que ofrece el interior de la HR-V y es que al emplear la misma plataforma del Fit las cosas no podían ser de otra manera. El espacio para piernas en la fila posterior es impresionante. Cuenta además con un sistema de configuración de los asientos denominado Space4You que cuenta con 4 modos: Normal, Alto, Utilitario y Largo.

El modo “Normal” evidentemente es en el que los asientos se encuentran en posición de acomodar a los pasajeros; el segundo denominado “Alto” se obtiene al levantar la banca posterior hacia el respaldo para así conseguir un espacio idóneo para artículos como podría ser la caja de una TV moderna. El tercero denominado “Utilitario” se habilita al abatir el respaldo de los asientos traseros, y aquí la capacidad de carga se incrementa de 688 litros hasta los 1,600 que resulta un poco más que en su hermana mayor, la CR-V. Por último el modo “Largo” se consigue reclinando el asiento del copiloto para así incrementar el espacio de carga en longitud. Un detalle no menor que es importante señalar es que la cajuela no cuenta con tapa (por lo menos no en la unidad probada) algo muy inconveniente, toda vez que deja a la vista cualquier cosa que llevemos a bordo.

Por su parte, el tablero presume un diseño atractivo, lo cual se agradece, en cuanto a la calidad de materiales y ensamble no hay queja, aunque nos habría gustado que el volante viniera forrado en cuero.

En cuanto al equipamiento, encontramos elementos obligados como espejos y cristales eléctricos (de un solo toque para el conductor), quemacocos, mandos de audio, interfaz bluetooth y control de crucero al volante y aire acondicionado manual. Destacan otros elementos como el freno de mano electromecánico con función Brake Hold, una novedad en la marca así como el sistema de acceso y arranque mediante llave inteligente.

En el caso de la versión más equipada se ofrece el sistema Honda Link que cuenta con una pantalla táctil de 7” en la que gracias a un cable HDMI (no incluido) y luego de descargar una aplicación denominada Sygic (que cuesta $1,049 pesos aproximadamente) puede replicar la imagen del teléfono hacia dicha pantalla para así contar con navegador. Es importante destacar que este sistema solo es compatible con teléfonos Apple y con la citada aplicación, por lo que es imposible hacer lo mismo con Waze o Google Maps.

Manejo

Tras el volante, la Honda HR-V cumple bastante bien, es cierto que no se trata de un vehículo brioso, pero ese no es su objetivo en absoluto, el enfoque es citadino. Como ya lo hemos comprobado anteriormente, la CVT funciona muy bien encontrando siempre y rápidamente la relación que nos permita explotar de mejor manera esos 141 hp producidos por el 1.8 litros.

La caja cuenta además con modo Sport que nos permite llevar en la parte alta del tacómetro al vehículo y también reacciona con mayor rapidez a nuestros requerimientos a través del pedal de acelerador. Existe también una posición L “Low” que mejora la relación de torque para frenar con motor o tener más fuerza de arranque en baja rotación.

Se planta bien en el camino y transmite bastante confianza aun considerando la ganancia en altura con respecto del Fit. Es un vehículo con tendencia natural subvirante que corrige muy bien con apenas soltar un poco el pedal del acelerador.

El único punto a mejorar que encontramos aquí fue la filtración de ruidos que se generan del conjunto motor – transmisión y es que a bajo régimen no hay problema, pero al incrementar las revoluciones el ruido aumenta considerablemente. De cualquier manera no es un aspecto que llegue a resultar incómodo.

Conclusión

La Honda HR-V llega al mercado con todos los argumentos para hacerse de una buena porción del pastel de ese jugoso segmento que es el de las SUVs pequeñas. En definitiva se nota que pertenece a una nueva generación de pequeños crossovers que han dejado atrás ese estigma que suponía emplear una plataforma de subcompacto tanto por calidad de materiales, manejo y experiencia del producto en general, dicho de otra manera no se percibe barata.

Desde nuestra percepción el primero que experimentará una caída en ventas será el Civic con el que comparte piso de ventas. Y es que si hacemos un poco de memoria fue justamente lo que sucedió con el Accord y la CR-V, los clientes del sedán mediano fueron migrando paulatinamente a la SUV compacta. Que no se confunda, el Accord no ha dejado de venderse y sigue siendo de los más populares de su segmento, pero ya no coloca la misma cantidad de unidades que antes. El punto es que esta categoría de SUVs pequeñas paulatinamente irá comiéndose al segmento de sedanes compactos, como la de las SUVs compactas ha ido ganando terreno en relación con los sedanes medianos.

Por si lo anterior no fuera suficiente, la Honda HR-V se percibe superior a las competidoras que podemos encontrar actualmente en el mercado y para encontrar a la horma de su zapato tendríamos que esperar a que lleguen la Jeep Renegade y la Mazda CX-3, suponiendo que cuando lo hagan sea a precios competitivos. De lo contrario, estamos ante la nueva reina del segmento.

 

Honda HRV 2016 a prueba

¿Qué opinas? Cuéntanos